Clausura Carnaval

Me pregunto si apenas dos semanas son suficientes para elegir qué vas a hacer el resto de tu vida. Me pregunto si tenemos tan claro qué queremos ser cuando nunca lo hemos sido, cuando no nos hemos puesto en esa vida ni cinco minutos, cuando apenas estamos abriendo los ojos a lo que se nos muestra por delante. Tenemos capacidad de elegir muchas cosas y tantas otras se nos escapan.  Muchos dicen que es falta de madurez, que es adelantarse. Yo creo que alguna vez hay que decidir, que no por demorar tiene por qué hacerse mejor, que a decidir se aprende decidiendo y fracasando se aprende a que no son fracasos, son menos aciertos.

Me gustaría agradeceros a todos vuestra participación en este Carnaval. Gracias por haber pasado por este blog tanto para participar como para leer las entradas y contribuciones que se han ido haciendo a lo largo del mes. Una de las cosas que me ha brindado la oportunidad de ser anfitriona de este Carnaval, es el hecho de poder difundir un poquito de química. Hacer, aunque de forma tímida, un espacio donde intercambiar la ciencia que elegí por vocación.

La vocación es el motivo por el que muchos alumnos de bachillerato han elegido su camino, aunque tengan que escuchar el consabido: pero, ¿y eso tiene salida? La alumna a la que hace años daba clases de refuerzo en matemáticas, pronunció una tarde esas palabras porque según me decía: no tenía vocación. No soñaba con ejercer una profesión concreta sino que le gustaba esa materia en concreto, el conocimiento que le aportaba esa carrera que semanas después elegiría, y se imaginaba feliz —o me imaginaba yo— ejerciendo un puesto de lo suyo.

Me gustaba darle clases a esa chica especialmente. Cada vez que me preguntaba algo sobre el futuro de una licenciatura, me miraba con los ojos de la incertidumbre, del “algo habrá cuando termine, aún queda mucho”, del “me quedan los últimos cinco años en los que sé exactamente qué estaré haciendo”. Cada vez que la miraba me veía a mí con diecisiete años. Escuchar sus preguntas era volver a recordar las mías. Si digo la verdad, nunca me extendía mucho en las respuestas. Nadie le puede contestar a un alumno qué va a pasar cuando termine una licenciatura. Después de una carrera hay un punto de inflexión grande, ese gran vacío del: ¿y ahora, qué? empieza a ganar presencia en los últimos años.

Cuando se aproximaba el final de la licenciatura y ves que te queda un suspiro por terminar apremias el paso sin imaginar que hay algo detrás. Cuando obtuve el título sentí que los últimos meses habían sido como estas viñetas de Anacleto en el desierto y que, dándome un título, me habían dado poco más que un folio en blanco en la vida:

Así que, a la tensa pregunta del: y después… ¿qué vas a hacer?  Pues lo más bonito y lo más jodido a la vez. Lo que nos va a llevar más desvelos que la propia carrera: vivir.  Sin escaletas, ni guion, ni argumento pre-establecido. Tan solo vivir porque en eso consiste la vida, y a ser posible, de lo que ha sido mi vocación todo este tiempo:la ciencia. Porque puestos a ser pobres, a ver si vamos a serlo hasta para pedir 😉

“Si enseñamos a los estudiantes de hoy como enseñamos ayer, les estamos robando el mañana”.

Cita de John Dewey

Anuncios

Acerca de Toñi Martínez Sánchez

Licenciada en Biología. Consultora en la industria farmacéutica. Amante del café, la lectura y los cócteles en copa de balón.
Esta entrada fue publicada en Clausura y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Clausura Carnaval

  1. Hola =)

    Me alegra que haya sido una experiencia gratificante el Carnaval 😉

    La verdad es que escoger ciencia es un camino difícil, y más ahora que hay pocas subvenciones, pero son carreras muy bonitas, y al menos para mi, biología fue una carrera que me hacía sentirme plena. Quizás no trabaje como bióloga en el futuro, nunca se sabe, pero durante los años de carrera disfrute mucho, y ojalá la vida fuera diferente a lo que es actualmente, y en el futuro hayan más oportunidades, y este presente sea aún más diferente del pasado.

    Un besico
    http://www.upciencia.com

    • Hola, Lorena!
      Todo lo relacionado con la ciencia es un camino difícil pero también lo es cualquier otra rama y cualquier otro camino. Ahora mismo hay muy pocas oportunidades y personal más que preparado para cubrir un puesto.
      Es muy complicado abrirse paso pero bueno, ese es el trabajo de fondo que nos queda después de estudiar. Para mí, una respuesta negativa en una entrevista de trabajo no es un fracaso, sino una experiencia. Un trabajo que no sea “de lo mío” no es sinónimo de frustración, sino crecimiento personal y profesional.
      Puede que en el futuro haya más oportunidades pero también habrá más gente preparada pero, así es la vida: una continua lucha por lo que se quiere.
      Un saludo.

  2. Pingback: XLVII Carnaval de Química: Edición Plata | :: ZTFNews.org

  3. Pingback: IIL Carnaval de Química: Edición Cadmio | ACTIVA TU NEURONA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s