La química de la curiosidad.

Es esa edad en la que nos tapamos los ojos para hacer que no estamos, taparnos la boca cuando mentimos, meternos tras un muro para dar un susto. Es esa infinita sinceridad la que nos hace decir las cosas como las sentimos, sin pensarlas, porque la prudencia se nos escapa. Sin esa curiosidad que nos hace ser niños, no podríamos seguir aprendiendo de mayores, porque sin haber sido niños, no podríamos llegar a ser los adultos que somos.

Todos los niños hemos atravesado la etapa de: “el porqué de las cosas”. Son esos años en la que nos volvemos pequeños científicos y analizamos el mundo de alrededor, en el que nos preguntamos acerca de todo lo que vemos y algunas veces, formulamos cuestiones de perogrullo. ¿Por qué el cielo es azul y no verde o naranja? ¿Por qué el agua del mar es salada y no dulce?¿podemos coger las nubes? Yo siempre he creído que en esos años, en esa infinita inocencia que vamos perdiendo conforme nos hacemos adultos, se esconden los días de más creatividad, de más ingenio, de más inquietud.

El otro día, a raíz la foto para el @CarnavalQuimica con el hashstag #ConQuimica  me paré a pensar en una cosa que siempre había estado ahí pero nunca había reparado en ella:

la foto

Me vino a la cabeza esas preguntas que nos hacemos de niños sobre el porqué de las cosas y en este caso fue: ¿por qué la llama es azul? Si enciendo una cerilla la llama es naranja o amarillenta pero en este caso, es completamente azul y sólo al final se torna de otro color. Seguro que muchos ya sabréis la respuesta pero yo, con mi ansia de recordar conceptos sobre la combustión, empecé a cuestionarme cómo sucede este proceso en un coche cuando encendemos un motor y por qué el agua no se recomienda para apagar determinados fuegos, como por ejemplo, si el material de combustión es gasolina. Pero antes de meterme con los tipos de combustión, me gustaría rescatar qué es el fuego y cómo puede originarse.

El fuego no es otra cosa que el resultado de una reacción de combustión en la que se desprende calor y luz y ésto último, es lo que vemos como una llama. Para que este proceso se dé, tienen que existir tres factores: combustible, oxígeno y calor. Estas tres premisas forman lo que se denomina el triángulo del fuego y sin uno de estos factores, no podría darse.

Imagen extraída de: www.monografias.com

Imagen extraída de: http://www.monografias.com

Pongamos el clásico ejemplo de la fricción de un palo de madera contra un tronco. La acción de fricción genera calor y hace que se desprendan gases que se combinan con el oxígeno del ambiente y, si el calor es suficiente, se produce la llama.  En cuanto al color de ésta, nos indica si la combustión se está realizando de forma completa o incompleta. Cuando se da el primer caso, el color de la llama es azul y libera más calor —como es el caso del gas natural—, en cambio, cuando es amarilla, la combustión se está realizando de forma incompleta por falta de oxígeno.  Cuando se da este tipo de combustión, se libera monóxido de carbono (CO). Todos sabemos que respirar este gas produce lo que se llama “la muerte dulce”,  ya que nos asfixiamos sin que nos estemos dando cuenta. Cuando manejamos estufas de gas es importante que haya una entrada de aire en el ambiente y que la llama sea de color azul.

Ahora bien, ¿por qué el agua apaga el fuego? El agua es uno de los mejores extintores que podemos tener a la hora de apagar un fuego. Cuando echamos un chorro de agua sobre un  material que está ardiendo, ésta absorbe el calor y pasa de estado líquido a estado gaseoso. Si no existe el calor suficiente, no puede darse la reacción de combustión, uno de los tres elementos claves del proceso faltaría, por lo que el fuego se apaga. Pero, entonces, si el agua es capaz de apagar el fuego ¿por qué no se recomienda cuando tratamos de apagar gasolina? En este caso, al igual que el aceite, la gasolina flota sobre el agua y se mantiene encendida. Uno de los métodos que se utiliza es por sofocación, cuando la superficie prendida es pequeña. De esta forma, se elimina el oxígeno y se evita que la combustión se siga alimentando.

Para muchos, el fuego fue el descubrimiento más importante de la humanidad. Aportó calor, que pudiéramos cocinar los alimentos y que consumiéramos más carne, con el consecuente aporte proteico extra. #ConQuímica pudimos llegar a ser lo que somos ahora.

Para terminar os dejo un vídeo sobre otra de las cosas que supuso un gran avance para la humanidad. Una gran idea que también transformó nuestra sociedad:

A veces me pregunto cómo tendría que ser descubrir algo así, desconocido para todos y el proceso de integración en sus vidas como algo más cotidiano. Me pregunto cómo tendría que ser una nueva idea y cómo esta nueva concepción de algo ha ido derrocando falsas creencias a lo largo de la historia de la ciencia, como por ejemplo, que la Tierra era redonda y no plana. Una de las cosas que siempre me gustó de la ciencia es el volver a ser niños, cuando creemos que todo es posible, cuando nuestras “trastadas” nos llevan a comprender la realidad en la que vivimos. Cuando, a lo largo de los años hasta alcanzar la edad adulta, las experiencias juegan el papel de experimentos del laboratorio, en el que desechamos los malos resultados y nos quedamos con los buenos. Antes jugábamos por conocer, por distraernos por formar equipo con otros niños, y esa curiosidad de preguntar los porqués, son la antesala de la curiosidad que siente un científico en comprender por qué las cosas son como son y no son de otra manera.

 “Educar a los hombres no es como llenar un vaso, es como encender un fuego”.

Cita de Aristófanes

logo-carnaval-edicic3b3n-selenio3

Este post participa en la Edición XXXIV (Edición del Sé) del Carnaval de Química, cuyo anfitrión es Jesús Garoz Ruíz (@JesusGarozRuiz) en su blog molesdequimica 

Anuncios

Acerca de Toñi Martínez Sánchez

Licenciada en Biología. Consultora en la industria farmacéutica. Amante del café, la lectura y los cócteles en copa de balón.
Esta entrada fue publicada en Café de química y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La química de la curiosidad.

  1. Pingback: Contribuciones a la #EdiciónSé del Carnaval de Química | moles de química

  2. Reblogueó esto en jagabaldondominguezy comentado:
    Carnaval de la Ciencia

  3. Y la de cosas que nos quedan por descubrir aun siendo adultos

  4. Muchas gracias Toñi, una vez más, por esta participación en la #EdiciónSé. Hoy, a partir de las 22.00 h de la noche te podrás ver en el resumen de la segunda parte del partido. Es muy importante mantener esa ilusión y creatividad de los niños. Cada día entro al laboratorio con la “incertidumbre” de saber qué pasará. Por mucho que plantees y organices los experimentos siempre sale alguna novedad insospechada, que en ocasiones no sabes a qué es debido, pero que ha ocurrido. Y todavía somos jóvenes, pero no podemos dejar de darnos cuenta de que estamos contribuyendo con la investigación al bienestar de la sociedad, tenga aplicación práctica o no, y no podemos dejar de soñar con el hecho de que, tal vez algún día, nuestros experimentos y los resultados que de ellos se obtengan sean utilizados por generaciones venideras.

    Muchas gracias, un saludete y enhorabuena por ser la magnífica anfitriona de la #EdiciónKriptón.
    Jesús

  5. Pingback: Segunda parte del partido #EdiciónSé. Resultado final. | moles de química

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s